Las organizaciones ecologistas hacen un balance del estado de los Espacios Naturales Protegidos de la Comunidad

Adrián G. G. Redacción.
| 01.01.2012

marismas_de_santoaARCA, Ecologistas en Acción, SEO/BirdLife, Mortera Verde, Fundación Naturaleza y Hombre, Fundación Oso Pardo, Plataforma en Defensa de la Cordillera Cantábrica y la Asociación Científica de Estudios Marinos consideran que los Espacios Naturales Protegidos de Cantabria necesitan de "más atención e inversiones".

Las organizaciones ecologistas y conservacionistas con representación en los patronatos de los espacios naturales de Cantabria han hecho un balance de su situación. Para estas entidades los Espacios Naturales Protegidos (ENPs) deben considerarse "ejes vertebradores del desarrollo rural en sus áreas de influencia", por lo que necesitan dotarse de medios suficientes para poder cumplir con esta función. "Desgraciadamente la escasez de recursos que la Consejería de Ganadería del Gobierno de Cantabria viene aportando a esta red hace que a menudo los ENPs se vean como un obstáculo para el desarrollo de sus habitantes, generando cada día nuevas hostilidades hacia la conservación de la naturaleza" en nuestra Comunidad Autónoma, han advertido.

Cumplir con los requisitos legales

ARCA, Ecologistas en Acción, SEO/BirdLife, Mortera Verde, Fundación Naturaleza y Hombre y Fundación Oso Pardo estamos representados en los patronatos del Parque Nacional de Picos de Europa y seis Parques Naturales (PN) de Cantabria: P.N de las Marismas de Santoña, P.N de Oyambre y San Vicente, P.N de las Dunas de Liencres y Abra del Pas, P.N. de PeñaCabarga, P.N de los Collados del Asón y P.N. del Saja-Besaya. Todos ellos se rigen por la ley autonómica de Conservación de la Naturaleza (4/2006) y todavía carecen de un Plan de Ordenación de Recursos Naturales (PORN) tres de ellos (Saja-Besaya, Liencres y Peña Cabarga), faltando planes de gestión en todos ellos, lo que "dificulta la puesta en marcha de cualquier iniciativa de conservación".

Los espacios litorales, los más degradados.

Los Parques Naturales de las Marismas de Santoña, las dunas de Liencres y el de Oyambre son los espacios que, a juicio de las organizaciones ecologistas y conservacionistas, presentan una situación "más lamentable". Al tratarse de espacios muy utilizados por el público y más cercanos a zonas humanizadas "son los que sufren con mayor intensidad los efectos de la falta de protección y cuidado". Las basuras y vertidos de todo tipo, el deterioro por el uso público incontrolado, la invasión de especies exóticas, la falta de vigilancia y de medios humanos para su mantenimiento dan una imagen "bastante negativa" de lo que deberían ser "las joyas de la corona" del patrimonio natural de nuestra comunidad. Al mismo tiempo, estos espacios son los más amenazados por los planes de desarrollo de los municipios de su entorno.

Faltan recursos y faltan ideas

La Dirección General de Montes y Conservación de la Naturaleza es quien tiene bajo su tutela la administración de los Espacios Naturales Protegidos, gestión que los ecologistas consideran "muy limitada" dada "la falta de recursos tanto humanos como económicos" que tradicionalmente esta Dirección General viene asignando a la conservación de los Espacios Naturales Protegidos. Pero "más grave aún", en su opinión, es "la falta de ideas y de planes para nuestros parques, que se manifiesta en una carencia absoluta de búsqueda de fondos públicos, provenientes del Estado, la Unión Europea o de entidades privadas, que generen recursos destinados a la conservación y gestión ambiental de los espacios protegidos".

Más implicación de los municipios.

Las entidades ecologistas solicitan también "más participación y dinamismo" en el seno de los patronatos para "poder implicar a los municipios en los que se encuentran los Parques Naturales, y a sus habitantes, en su conservación". Actualmente los municipios apenas cuentan en la gestión de los ENPs y esto hace que la población local cada día se muestre más indiferente, cuando no hostil, hacia estos espacios.

Nuevas medidas legislativas del gobierno de Cantabria.

Las nuevas medidas legislativas que anuncia el Gobierno Autonómico sobre usos del suelo, si acaban plasmándose en leyes, deberían "evitar que los Parques Naturales de Cantabria se conviertan en islas de vida natural sin conexión con el resto del territorio". Recuerdan que los espacios naturales protegidos no son sino "áreas de especial atención por sus excepcionales valores", que forman parte de un conjunto territorial "que también debe ser gestionado con criterios de sostenibilidad". "Sólo de esta manera pueden tener futuro los espacios naturales", concluyen.