Inaugurado el nuevo puerto deportivo de Laredo

Redacción
| 29.03.2011

puerto_laredo.jpegEl pasado domingo, 27 de Marzo, ha sido inaugurado el nuevo puerto deportivo de Laredu. La obra, que ha costado 77’2 millones de euros, llevaba proyectada más de 10 años y ha sido aprobada tras un estudio de impacto ambiental que ha resultado en una declaración positiva, a pesar de que en el documento se reconoce que la construcción del puerto supone una transformación en el entorno de la bahía y una pérdida importante de la naturalidad de la misma. Ecologistas en Acción solicitó en 2007 que se retirase del Plan de Puertos e Instalaciones Portuarias de Cantabria el proyecto de Laredu, junto a otros.

Un multitudinario acto de inauguración del nuevo puerto concluyó con 5 años de obras, en las que han participado 1.420 personas y el Gobierno de Cantabria ha invertido 45’8 millones de euros. La sociedad 'Marina de Laredo' invirtió los restantes 31’4 millones, y tiene los derechos de explotación del puerto por 40 años. En el acto participaron autoridades del Gobierno autonómico y la Alcaldía de Laredo. “Estoy más feliz que si Berlusconi me invitara a dar una vuelta con esas amigas por el mar”, declaró Miguel Ángel Revilla, quien afirmó que “hoy Laredo es más Laredo y Cantabria más infinita” y aprovechó para pedir el voto de los presentes: “como tenga el privilegio de seguir cuatro años más voy a dejar Cantabria a la cabeza de España y referencia de Europa", aseguró sin especificar en qué.

En relación a la construcción del puerto deportivo, Ecologistas en Acción de Cantabria presentó en 2007 una serie de alegaciones al Plan de Puertos de Cantabria, en las que exigía la retirada de los proyectos de puertos deportivos en Laredo, Castro-Urdiales, Suancie y San Vicente de la Barquera. En concreto sobre el proyecto pejinu, han alertado sobre los impactos ambientales que causará en El Sable y la línea de costa: "afectación a la playa de la Salvé como elemento geomorfológico, afectación a la línea de costa del Canto de Laredo: eliminación de la vegetación marina y terrestre, alteración de la calidad de las aguas del puerto y de la playa de la Salvé, afectación a las comunidades planctónicas y bentónicas del submareal, afectación a la avifauna nidificante del acantilado, afectación al paisaje: intrusión visual de la línea de costa y cambio de la calidad estética, molestias por el incremento de tráfico, cambios en la relación puerto-ciudad y contaminación acústica.” Además, Ecologistas en Acción ha alertado sobre las repercusiones que los puertos de este tipo tienen sobre el medio terrestre, ya que son un “claro medio” para “impulsar el negocio inmobiliario a su alrededor, así como la especulación y encarecimiento del suelo derivados de la puesta en valor de la zona próxima.”