Cantabria deroga el permiso Arquetu mientras CCOO y UGT hacen "la del PP"

Diegu S. G.
| 10.02.2014

El trabajo de concienciación y movilización social contra el fracking en Cantabria sigue cosechando victorias. La última, conocida el pasado jueves, es la anulación por parte del Gobierno autonómico del permiso para la práctica del fracking denominado ‘Arquetu’, único de los seis que pesan sobre el territorio cántabro que autorizó el Ejecutivo autonómico el 31 de marzo de 2011, al final del mandato de PRC y PSOE.

Por su parte, CCOO y UGT han adoptado una posición similar a la del PP en lo que respecta al fracking: mientras en Madrid se han aliado con la industria química para abordar conjuntamente su desarrollo, en Cantabria se han desmarcado de esta técnica impopular, sin confrontar sus posturas contrapuestas.

El Gobierno de Cantabria activa el 'plan B' para frenar el fracking

Dos semanas después de que el Gobierno de España presentara un recurso de inconstitucional a la Ley de Cantabria que prohíbe la fractura hidráulica en la comunidad, provocando la suspensión cautelar de la norma autonómica, el Gobierno de Cantabria ha movido ficha, anulando y declarando ilegal el único permiso que autorizó el Ejecutivo autonómico.

El permiso 'Arquetu' fue concedido por el gobierno de PRC y PSOE para un periodo de seis años a Trofagás Hidrocarburos S.L., filial de BNK Petroleum Inc., empresa especializada en la extracción de gas de pizarra mediante fractura hidráulica. Afectaba a un área de cerca de 1.375.000 carros en las comarcas de Saja-Nansa (incluyendo la Reserva Natural) y Deva-Costa Occidental.

Su derogación era una reivindicación del movimiento anti-fracking cántabro desde el mismo momento que, horas antes de una manifestación en Santander contra esta práctica, el Gobierno autonómico declarara una ley para prohibirlo. Un año y medio se ha tomado para hacerlo.

La anulación, siguiendo el llamado 'plan B' del ejecutivo autonómico, toma como base la Ley del Suelo cántabra, que prohíbe las actividades extractivas en suelo rústico de especial protección, limitándolas a los suelos de especial protección minera, un 1% del territorio de la Comunidad. Según ha explicado el presidente Ignacio Diego, el Gobierno quiere con ella “aclarar cuál es la normativa aplicable" en la Comunidad y "la interpretación que el Ejecutivo hace de esta normativa”. A la empresa adjudicataria del permiso ‘Arquetu’ le queda ahora la vía judicial, pero el Gobierno autonómico anticipa que hay jurisprudencia “consolidada” del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria que respaldaría su postura.

CCOO y UGT se alían con la industria química para el desarrollo del fracking

Durante una jornada sobre "gas no convencional" celebradas el 31 de enero en Madrid, CCOO y UGT se han vuelto a aliar con la patronal (en este caso la química Feique) firmando una declaración en la que afirman que el desarrollo del "fracking" podría beneficiar "la generación de empleo y valor añadido, inversiones productivas, ingresos fiscales y desarrollo de economías locales". El documento precisa, no obstante, que este desarrollo se aborde "con argumentos científicos y técnicos", primando "la protección de las personas y el medio ambiente".

El secretario general de Fiteqa-CCOO, José Luis Montesinos, ha considerado que el gas no convencional "se tiene que abordar a través de una regulación estatal" específica, centrada en la protección del medio ambiente, transparente y garantizada por el sector público. Considera que en el rechazo a la fracturación hidráulica "subyace una razonable preocupación medioambiental", aunque ha subrayado la necesidad de "explorar para conocer y conocer para decidir".

Por su parte, el secretario general de Fitag-UGT, Antonio Deusa, se ha manifestado favorable al desarrollo del gas no convencional, pero matizando que, como ya ha sucedido en los Estados Unidos, "no puede ser a cualquier precio", sino "compatible con la sostenibilidad ambiental y social".

El director general de la patronal química Feique, Juan Antonio Labat, ha subrayado que "el reto del shale gas es fundamental para la economía española", señalándolo como "la llave para lograr la recuperación industrial en España.

Por su parte, el portavoz de Shale Gas España, Juan Carlos Muñoz-Conde, ha intervenido destacando que el gas no convencional "puede ayudar al desarrollo económico" porque solo la fase de exploración supone importantes cifras de inversión y empleo. Asimismo, ha insistido en que "podemos coger un tren que está arrancando con una tecnología madura", no solo para desarrollar yacimientos en el Estado, sino también para que las empresas españolas adquieran conocimiento que después puedan exportar, como ya ha sucedido con el AVE.

Finalmente ha considerado que el rechazo al "fracking" no se dirige tanto a la técnica, como al propio uso de hidrocarburos, abogando por comprar a la población de las zonas de yacimiento a través del ofrecimiento de "incentivos locales" como determinadas "retribuciones por pozo".

Las ejecutivas cántabras de CCOO y UGT se desmarcan en el discurso

CCOO y UGT de Cantabria, por su parte, han manifestado el mismo día que el Gobierno anulaba el permiso 'Arquetu', su rechazo a la técnica de la fractura hidráulica, después de que sus federaciones de industria química refrendaran la resolución firmada por las federaciones estatales con la patronal apoyando el desarrollo del fracking.

Las ejecutivas autonómicas de los sindicatos hegemónicos en Cantabria han puntualizado que las citadas federaciones están "en contra de la técnica pero a favor de la investigación", mientras que los sindicatos rechazan tanto la investigación como la explotación del fracking en Cantabria. Sin embargo, no han manifestado intención alguna de adquirir una postura de fuerza al respecto o confrontar más allá de la diversidad de posiciones. Al contrario, según han informado fuentes cercanas, desde estos sindicatos en la Comunidad autónoma ya habrían difundido una circular interna para que sus afiliados no acudieran a la masiva concentración contra el fracking en Santander del pasado 2 de julio.

Territorio: