Las cagigas centenarias, amenazáas

Redacción
| 27.04.2011

tala-de-arboles_2Con pirmisu de la Consellería de Medio Rural, una empresa esbusquizó de cagigas el monti cunucíu cumu 'Bosque Animado' del lugar de Piñeiro, en Cambre (Galicia). Tamién en Cantabria, el monti autótonu alcuéntransi amenazáu pola depredación humanu y la permisividá de las estitucionis. En 2009 la 'Fundación Naturaleza y Hombre' denunció la tala de 500 cagigas centenarias nel Valli Soba. Va unos mesis, los vecinos de Cófreces montarin un ciscu pola tala d'otras 17 cagigas centenarias, las más cerqueras a la costa de tola Cornisa Cantábrica. Casos cuspíos vienin produciéndosi enos últimos años por tol país, con total impunidá pulítica y judicial.

 

Mediu millar de cagigas centenarias, taláas en Soba.

Sigún denunciarin en nota prensa la Mancomunidad de Cotos del Asón y la FNYH ('Fundación Naturaleza y Hombre'), el valli Soba sufrió en 2009 la tala d'alredior de 500 cagigas. Trátase de cagigas centenarias taláas en fincas, endicarin los denunciantis, pa quienis "esta aición, que mancó de manera irreparabli el paisaji y los valoris naturalis d'isti valli de Cantabria, es totalmenti contraria a los criterios de sostenibilidá ambiental".

Ena upinión de la Mancomunidá y la entidá conservacionista, esta tala, jecha aprovechando el procesu de concentración parcelaria, "es una gravi acumitía ecológica a una zona de Cantabria de gran valor mediuambiental". Un jechu que califican por demás de "dramáticu si se tien en cuenta qu'enos siglos XVII y XVIII isti valli sufrió un importanti procesu d'esbusquización que acabó casi cona totalidá del monti autótonu desistenti". A esto aúnesi el medre de las atividáis agroganaéras, "que tuvo cumu consecuencia el medre de los praos pa pastos".

Entá asina, lo mesmu la FNYH cumu la Mancomunidá entiendin "perfeutamenti que los propietarios d'esos árbolis, nisti casu los vicinos de Soba", tengan drechu a disfrutá-la su propiedá y a las compensaciones económicas qu'ello trai. Si bien, "tien de procurasi dendi las Alministracionis qu'esas compensacionis económicas sian facilitáas ubligando a caltené-l paisaji arboláu, patrimoniu común, cumu pinto'l casu sería mercá-los drechos de tala".

La mayuría de cagigas taláas trátanse d'árbolis espardíos emplegáos cumu siebi, que costituyin "un hábitat importanti" al alterná-l'arboláu cona campiña alántica, "lo qu'enriquez el paisaji y favorez a especies asgaya de fauna", enformarin dambas estitucionis. La cagiga (Querqus robur) es un árbol autótonu cántabru que acupa la costera alántica de la Cordillera Cantábrica. Enas zonas más mancáas pola esbusquización hestórica, la FNYH ha plantáu más de 60.000 árbolis, "col aquel d'arrecuperar l'hábitat forestal que incidi ena mijora de la calidá del augua que vien de las cabeceras de los ríos Pas, Miera, Asón y Trueba, amás d'ena disminución de los procesos erosivos", justifican.

La tala de 17 cagigas centenarias en Cófreces queda impuni y ensin aclarar

Sigún recuegi alfozdelloredo.net d'un artículu d'Íñigo Fernández pal Diario Montañés, nel conceju Cófreces (Alfoz de Lloredu) hebo un ciscu dendi que, va dellos mesis, dicisieti cagigas centenarias jueran sacrificáas en mitá'l monti, al socaire d'una tala acumitía nun ocalital vicinu. Estas cagigas, descendientis sigún los vicinos de la cagiga llamáa 'La Güena Moza' -un árbol singular respetáu y veneráu, que desapareció va mediu siglu-, eran ejemplaris bien grandonos, cumu resultáu del crecimientu desarrolláu durante cientos d'años. Amás los árbolis costituían "el robledal más cerqueru a la costa" de tola Cornisa Cantábrica, sigún el naturalista Jesús Garzón, de l'asociación 'Concejo Tres Mares'.

¿Cuális juerin los motivos pa talar estos árbolis?; ¿quín autorizolo?; ¿quín talólos?... son pisculizas que naidi entá contestó. Un vicinu denunció los jechos verbalmenti a los miembros de la Junta Vicinal y por iscritu a la Guardia Civil, peru nu hebo contestación. La empresa responsabli de talá-l'ocalital niega cualquier responsabilidá y l'alcaldi pedáneu pol PP, Abelardo Pérez, diz que "envestigósi por tolos laos y naidi supo náa".

Otra vicina presentó un iscritu en Biodiversidá. La contestación del jefi de sirviciu de Montis, Elías Bayarri, reconoz que "la corta d'una parcela d'ocálitu jué nutificáa", que "amiremos pola zona, costatando qu'ena cabecera parecin 17 maconis de cagiga", que "la empresa niega sé-l'autora de la tala de las 17 cagigas", que "pola Junta Vicinal niégase ber ordenáu la tala", y que "al esconocesi l'autor de los jechos, nu procedi formular denuncia".

Pasaron los mesis y ni los guardas forestalis, ni la Junta Vicinal, ni Biodiversidá siguierin ajondando ena envestigación. La Fiscalía pa dilitos escontra'l mediu ambienti siquiera entervino. Cumu naidi atopó al responsabli, naidi sigui buscando.

Manuel Fernández Allende es unu de los vicinos denunciantis, que jezo d'esto una causa. Enterósi de los jechos porque "díjomelo un vicinu que tuvía unas cabras: están tirando cagigas nel monti". "A los cuatro días ya bían bajáu lo gordu. Entós subí yo y estaba la pala tapando los ramalis. La pala estaba trebajando pa la Junta Vicinal. Vini a marcá-los árbolis pa denuncialo. Eran dicisieti". Lolo Fernández, cumu le dicin, parló "con unu de la Junta Vicinal", peru no col su presidenti. Al conflitu que caltién con él pola tala de las cagigas siguiólu otru: "Esto era cotu caza. Yo y otros vicinos saquemos el terrenu y ya nu da las midías pa cotu".

Abelardo Pérez, del Partido Popular, crei que hai un rechazu presonal y ensisti que "las cagígas tirárinse un viernis, estando yo juera el fin de semana, y lo primeru que jici el lunis jué llamá-'l guarda y al Seprona. La empresa dijo qu'ellos nu bían tiráu náa. Eso archivósi y ha quedáu ahí".

Naidi sabi náa. El conflitu sigui ensin resolvese, peru los efeutos están ahí. Los maconis, anchos y poderosos, cumu correspón a los retos de cagigas centenarias, entá puéin vese ena zona denomináa El Cuetu, dendi la que se véi la costa y el litoral Cantábricu.

El monti ha quedáu esbusquizáu. Los cajigalis siguin mandando en determináas zonas, peru los espacios destináos a ocalital van ganando terrenu. "Al tirá-los ocálitos, están tronzando las quimas de los árbolis y alterando'l terrenu. Ési -siñala a unu- cayósi pol vientu, peru porque escalzárinlu", desplica Garzón, un respetáu naturalista que va namás dos mesis recibió el prestigiosu premiu Fondena.

Garzón créi que agresionis asgaya al monti autótonu están arrelacionáas conos móos d'estraición del ocálitu. "Enas normas de tala tuvían de marcar un rodal de cuatru metros pa protegé-los árbolis y la vegetación, porque una cosa es talar un ocálitu y otra esbusquizar una ladera. Si hai que talar un ocálitu que se tale, peru ensis istruyir tol sotumonti".

Atentu a la tala de las 17 cagigas, Garzón nu es pa ocultá-la su murria, ni la su sorpresa pol mou en que cierrarin la envestigación, ni tampocu la su conclusión final: "Es curiosu que han pasáu guerras, revolucionis, regüeltas... y esos árbolis conservárinse. Cuando bía que talar una cagiga llevábase al conceju y namás que se autorizaba en casu de necesidá. Y ¡que se hayan caltuvíu jasta'l 2010 y abora venga cualquiera y por cuatru duros lo esté malvendiendo...!".

El 'Bosque Animado' gallego, taláu abora

La fiebri depredaóra tamién espardiósi por Galicia, ondi la Fundación Wenceslao Fernández Flórez, los vicinos y el Gobiernu local de Cambre censurarin la tala del  monti, qu'esquilma un cachu del piquiñu redutu de monti qu'entá se caltién ena zona y que vincúlase al monti animáu de la obra de Fernández Flórez. La empresa que jezo la tala cuenta col pirmisu de la Xunta -l'únicu preceptivu al ser suelu forestal-, que cumu cundición, oblígale a repoblá-l'espaciu nel plazu de dos años.

 

Dellos casos más en Cantabria enos últimos años: