Presunta paliza de la policía a un joven tras ser detenido por una pintada

Adrián G.G. Redacción
| 10.10.2012

remuUn joven cántabro ha denunciado a la Policía Nacional en Cantabria por una presunta agresión el pasado sábado de madrugada. El supuesto incidente ocurrió cuando él y otro muchacho fueron arrestados tras ser sorprendidos haciendo una pintada en la pared de la comisaría de la calle López Dóriga, en Sanander.

Ramón Obregón,  padrastro del joven que presenta varios golpes en la cara, no tardó en difundir por una conocida red social la versión de los hechos del joven presuntamente agredido junto a una foto que mostraba las lesiones del chico.

Según dice Obregón en Facebook, cuando los dos jóvenes fueron detenidos tras pintar en la fachada en cuestión, les “propinaron una paliza brutal con golpes, patadas, etc.”.

“No veo bien lo que hicieron los chavales […], lo que no es justo es el exceso y abuso de autoridad de esos agentes”, aclara Ramón Obregón. Además, asegura que la Policía ha intentado esconder lo acontecido “con falsos testimonios, ocultación y falsedad documental”.

Versiones contrapuestas

La versión de la Policía es totalmente diferente. Ellos afirman que tras detener a dos jóvenes encapuchados se produjo un forcejeo entre “tres policías y los jóvenes”. En el interior de la Comisaría los detenidos mostraron, según los policías, una actitud agresiva que desencadenó la “caída” de uno de los chicos “sobre la máquina de expedir los DNI”, ocasionando en su rostro varias heridas. 

La Policía Nacional afirma haber abierto una investigación para aclarar lo sucedido. Ambos jóvenes ya han sido juzgados por una falta de “deslucimiento de bienes inmuebles” y un delito de “resistencia a la autoridad”, y siguen a la espera del resultado de la denuncia por agresión que ellos han presentado.

 

[Fotografía del chico difundida en Facebook]

Territorio: