Las mujeres cántabras tienen que salir fuera para abortar en la sanidad pública

Redacción.
| 16.11.2011

abortoHace un mes que las mujeres que desean interrumpir su embarazo en Cantabria no pueden hacerlo, ya que la única clínica habilitada para practicar abortos (Los Lagos, en Bezana) no puede seguir ejerciendo con cargo a la sanidad pública por decisión de la administración. Desde el pasado octubre, y por lo menos durante los dos próximos años, la única solución que ofrece el Gobierno es la de trasladar a las pacientes a clínicas de fuera.

Lo que encendió la mecha del actual problema fue un concurso convocado por la Consejería de Salud, al que debían someterse todas las clínicas tras aprobarse la nueva ley del aborto de 2010. El mencionado concurso (que no volverá a repetirse hasta 2013) exigía que cada centro ofertase un abanico de opciones para interrumpir el embarazo, y no solo la intervención quirúrgica. De entre las opciones exigidas, a Los Lagos le faltaron dos, lo que provocó que no superasen el examen. Con el fin de no obligar a todas las cántabras a desplazarse a otros territorios, el gobierno vigente por entonces (la coalición PRC-PSOE) llegó a un acuerdo con la clínica para que realizara algunas intervenciones con un servicio de planificación familiar. De este modo, se pudieron seguir practicando abortos fuera del concurso, hasta octubre. 

Con el comienzo por el PP de una nueva legislatura, el acuerdo fue revisado y cancelado, argumentando que Los Lagos había “superado con creces” los 18.000 euros (cantidad que se supone el máximo permitido para este tipo de acuerdos), además de estar haciéndose cargo de más del 20% de las intervenciones en la Comunidad. Considerando que la clínica había "cumplido su cupo", el Gobierno del PP ha prohibido que vuelva a realizar intervenciones con cargo a la sanidad pública. Por tanto, casi la única posibilidad que les queda ahora a las mujeres cántabras es la de desplazarse, ya que el único centro público que continúa realizando este tipo de intervenciones, el hospital de Valdecilla, se hace cargo de menos del 10% de los casos, y prácticamente solo en situaciones muy avanzadas y problemáticas.

Por el momento, una minoría de mujeres cántabras que prefiere no desplazarse, continúa acudiendo a Los Lagos, eso sí, asumiendo todos los costes de la intervención. Sin embargo, de seguir la situación así, esta clínica cerrará sus puertas y ya no quedarán alternativas en Cantabria. La Consejería de Sanidad de Cantabria insiste en que se está haciendo todo lo posible por mejorar la situación y por ayudar a las mujeres cántabras que deseen abortar, pero el gerente de Los Lagos, Sergio Muñoz, no lo tiene tan claro: “Aquí hay una cuestión de fondo; parece que están encantados con que no haya ninguna clínica de abortos en Cantabria".

 

[Imagen parte de la campaña por un aborto libre y gratuito, extraída de http://langresta.blogspot.com ]

Territorio: