'Libertad para W' desmiente informaciones sobre una querella que no fue admitida

Redacción.
| 01.03.2015

Las últimas horas han sido agitadas para quienes forman parte de la Asamblea para la Libertad de W. Hacia el medio día la agencia Europa Press y El Diario Montañés publicaron una información falsa, en la que recogían que el Juzgado de Instrucción número 2 estaba a la espera de pronunciarse sobre una querella vertida por el ICASS sobre su Asamblea. Tras contactar con la persona que había emitido esa información y corregirla, esperan ahora que "la incompetencia se limite a la información vertida en la web y no llegue al papel".

Ahora que todo parece encauzado, aprovechan para exponer todo lo que rodeó a esa querella, información que reflejamos:

Comencemos por algo obvio: el Gobierno de Cantabria lleva muy mal que se cuestione su proceder. Al parecer, el ICASS se vio ofendido por las críticas surtidas en varios medios. Se sintió incómodo porque ciertas personas hicieran equivaler sus acciones con <<”robos”>> (e insistimos en el entrecomillado). Quizás se vio – quien sabe – amenazado porque la realidad pudiera estropearle esa fachada de fantasía. Quizás no podía permitir que su “actuación polémica” (tal como la denomina el auto del Juzgado de Instrucción número 2) rayara con el umbral de tolerancia de algunas personas. Así el servicio jurídico de esta institución, el 16 de Octubre, se querelló contra una serie de grupos y personas físicas, entre ellas la Asamblea por la Libertad para W. No citamos al resto porque, por supuesto, pertenece a su intimidad. En cualquier caso, afirmaron que tanto la Asamblea como el resto, habíamos injuriado a dicha institución.

¿Cuáles eran esas injurias? Citando el auto, “las manifestaciones vertidas por los querellados en ciertos diarios y blogs en relación con la actuación llevada a cabo por los Servicios Sociales de Cantabria”. Veamos qué pone el blog. http://libertadparaw.blogspot.com Aunque el Auto no recoja ninguna cita  ¿Es injurioso decir que W. fue “apartado de su familia”? ¿Es injurioso decir que “aquellas medidas que deberían haberse llevado a cabo para proteger a W.  han sido ignoradas”? ¿Es injurioso decir que la Asamblea “va con la verdad por delante”? ¿Es injurioso decir nuestra opinión sobre “quién se ha equivocado y quién lleva razón”? ¿Por qué debería de serlo? Podemos expresar malestar, y creemos que ese malestar podría haberse evitado, pero no somos nosotras quienes tenemos poder para evitarlo.

Probablemente a quien lea no le parezcan injurias. No se preocupe, usted no padece locura alguna: el Juez de Instrucción número 2 de Santander inadmitió la querella. Más concretamente, afirma que “en la misma se contiene una serie de alusiones genéricas a robo de niños, en ocasiones con la palabra robo entrecomillada, procedimientos fraudulentos, irregularidades, de las que, al margen de su mayor o menor ligereza, no cabe deducir la imputación de un delito específico a la querellante”.

Habiéndose resuelto todo esto (es decir, nuestro derecho a expresar solidaridad con la familia de W.), cabría hacerse alguna pregunta. ¿Porqué una agencia de noticias y uno de los medios locales más influyentes deciden sacar esa noticia sin contrastarla con la parte afectada (la Asamblea), sin asegurar que la información que vierten es fiel a la realidad?

Independientemente de la intencionalidad, esperemos que quien sienta empatía por Monique y Ferdinand no dé un paso atrás, pensando que también puede recibir una querella. Su maniobra para pararnos los pies fracasó. La solidaridad es un río que fluye, que – según se va conociendo el caso y a la familia – comienza a crecer y crecer, de forma irreversible. Y no importa cuantas veces intenten perseguirnos: No habrá querella alguna que pare la Asamblea Libertad para W.

Territorio: