La lacra de la violencia machista vuelve a dejar una mujer asesinada en Cantabria 5 años después

Diegu S.G. Redacción.
| 25.05.2013

no_a_la_violencia_machistaAugusto Adán Pacheco, de 37 años de edad y origen peruano, ha entrado en prisión ayer, acusado de estrangular hasta matar la noche del jueves a su excompañera, Loida Gemima Almerco, de 29 y con la misma nacionalidad, en el domicilio en el que residía ésta, próximo al Río la Pila de Sanander.

En Cantabria, aunque 700 víctimas de la violencia de género viven bajo protección, ésta es la primera mujer asesinada por violencia machista desde 2007.

El presunto asesino ha explicado que, tras pasar el día juntos, había llevado a su hijo de 4 años a casa de Loida, en la calle Enrique Gran, produciéndose desde ese momento una larga discusión con ella.

El agresor ha pasado a prisión sin fianza, mientras los Servicios Sociales se han hecho cargo del menor, que además habría presenciado el asesinato.

Augusto Adán Pacheco había tenido una orden de alejamiento de la víctima hasta enero de este año a raíz de ser detenido en diciembre de 2011 por un delito de violencia de género.

Pesaba una orden de alejamiento hasta el mes de enero

La víctima había denunciado a su supuesto agresor en diciembre de 2011 por agarrarla del pelo y golpearla en varias ocasiones, pero durante el juicio oral que tuvo lugar en febrero de 2012 tanto ella como él se negaron a declarar. Además, 5 días antes del juicio de divorcio presentaron una solicitud de suspensión del procedimiento.

Aún así, el juez se basó en el informe forense para condenar a Pacheco a 70 días de trabajos en beneficio de la comunidad, privación de porte de armas, así como la prohibición de aproximarse a 300 metros y la prohibición de comunicarse por 2 años y 9 meses.

Sin embargo, el recurso a la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Cantabria revocó la condena por entender que los hechos no habían quedado probados: "El informe forense conformaría un testimonio de referencia, que no ha de tener eficiencia para apoyar una condena”, indicaba el fallo.

700 víctimas de la violencia de género en Cantabria viven bajo protección

En Cantabria no se registraban muertes por violencia machista desde el año 2007, en el que hubo dos casos. La primera fallecida fue una mujer de 41 años y origen colombiano vecina de Carreju, asesinada de un disparo por su compañero sentimental. La mujer no había presentado denuncia alguna ni contaba con orden de protección.

La segunda víctima mortal por violencia de género en 2007 fue Basilisa Saturio. Su marido, identificado como M.R.G., de 79 años, se entregó a la Guardia Civil tras cortarle el cuello con un cuchillo en una vivienda de Puenti Arci propiedad de la hija de la víctima.

Aunque las empresas de la comunicación hablan estos días de más de 5 años sin violencia de género en Cantabria, lo cierto es que son más de 700 las cántabras víctimas de la violencia de género que viven bajo protección policial. La Comunidad Autónoma registra una media de 1.200 denuncias anuales y mantiene una de las tasas más bajas de renuncias al proceso, según las estadísticas del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género.