Datan en Cantabria el arte más antiguo de Europa

Redacción.
| 16.06.2012

cueva_el_castilluUn equipo internacional de científicos, a través de la datación por series de uranio, ha demostrado que las pinturas paleolíticas de la cueva cántabra de El Castillu tienen más de 40.000 años, lo que aumenta significativamente la antigüedad que se daba a las pinturas rupestres del Cantábrico, que pasan a ser las más antiguas de Europa.

Los investigadores analizaron 50 muestras de 11 cuevas de la Región Cantábrica, entre las que destacan las cuevas de Altamira (Santillana), El Castillu (Viesgu) y Tito Bustillo (Ribadesella).

Según los resultados de ese proyecto, financiado por el Consejo de Investigación Natural y Medioambiental de Reino Unido (NERC) y que ha sido portada en la revista Science, el arte rupestre paleolítico comienza en Europa 10.000 años antes de lo que hasta ahora se había pensado. Por tanto, Altamira, El Castillu y Tito Bustillo pudieron ser realizadas por los primeros humanos modernos que llegaron al continente europeo, o incluso podrían atribuirse a los neandertales.

"Los resultados muestran que el arte rupestre en la Península Ibérica no se limita al último Paleolítico superior, hace 20.000 años, sino que se remontaría por lo menos al primer Paleolítico superior, hace 35.000 años. La mayor datación, obtenida en el disco de El Castillu, en el que se ha estudiado la calcita superior que permite hablar de un mínimo de 40.800 años, a comienzos del Paleolítico Superior (periodo auriñaciense), si bien podrían datar realimente de hace 45.000 ó 50.000 años, abre la posibilidad de que este arte surgiera en las sociedades neandertales, o como producto de las interacciones entre neandertales y humanos modernos durante el periodo en el que estuvieron en contacto en Europa", explica Yoão Zilhão, investigador del Instituto Catalán de Investigación y Estudios Avanzados (ICREA) y de la Universidad de Barcelona que también participa en el estudio.

En la rueda de prensa, los investigadores han explicado que el descubrimiento del arte paleolítico más antiguo no era el objetivo de su investigación y han desechado las carreras para ver quien "tiene lo más antiguo" pues, a su juicio, es "lo de menos", dado que se conoce el 0,2% del arte que se realizó en el Paleolítico Superior.

Además de en El Castillu, la investigación, en la que se han obtenido 51 dataciones, han sido realizada en otras ocho cuevas de Cantabria (Altamira, Las Aguas, El Castillu, La Pasiega, Las Chimeneas, Covalanas, La Haza, Santián y El Pendu) y otras dos del Principado de Asturias, la de Tito Bustillo y Pedroses.

En el caso de Altamira, se ha datado un "gran signo triangular sinuoso" pintado en rojo en el Techo de los Policromos, pintado hace más de 35.600 años, y también un caballo de color rojo, localizado en la misma ubicación, hace más de 22.000 años. Por su parte, en Tito Bustillo se ha datado un antropomorfo entre los 35.500 años (la inferior) y los 29.600 (la superior).

Esta primera fase de la investigación, cuyos resultados han sido publicados en la prestigiosa revista Science, ha permitido, además de datar el que hasta la fecha es el arte paleolítico más antiguo de Europa, asegurar que hace 35.000-40.000 años el arte rupestre era "una forma de expresión extendida entre los grupos humanos" con una "alta importancia en el ámbito social". Además, deja "abierta la posibilidad" de que los últimos neandertales realizaran también motivos rupestres, rompiendo con la creencia de la exclusividad del Sapiens en esta materia.

Financiación y participantes

En esta investigación, subvencionada por el Natural Enviromental Research Council de Gran Bretaña y por el Ministerio de Economía a través del Plan de Proyectos I+D+i, han colaborado trabajadores de la Universidad de Cantabria, del 'Museo Nacional y Centro de Investigación Altamira', de la Universidad del País Vasco, Alcalá de Henares, Barcelona, Bristol y Sheffield.

La primera fase de este proyecto, dirigida a las dataciones en estas once cuevas de Cantabria y Asturias, ha costado aproximadamente 150.000 libras (casi 185.000 euros) y, en sucesivas fases del proyecto se buscará, entre otros objetivos, ampliar el número de cavidades con dataciones.

Por su parte, el director del Patronato de Altamira, José Antonio Lasheras, ha señalado a preguntas de los periodistas que "no hay novedades" en el estado de conservación de la cueva original ni sobre su posible apertura.