Las trabajadoras del Centro de Violencia de Género del Gobierno no cobran desde junio

Redacción.
| 29.11.2011

Hasociacion_consuelo_bergesace siete años, el Gobierno de Cantabria creó el Centro de Asistencia e Información a Víctimas de Violencia de Género, encargando a la Asociación Consuelo Berges de Mujeres Separadas y/o Divorciadas la atención integral a mujeres víctimas de violencia de género en el ámbito de la pareja. Desde entonces, casi 3000 usuarias han pasado ya por este recurso, ubicado en el centro de la ciudad de Sanander.

Sin embargo, las trabajadoras de su equipo interdisciplinar no han recibido a día de hoy la subvención acordada para 2011.

Desde el Centro se ofrece, de manera gratuita para las mujeres, atención psicosocial e información de recursos, asesoría jurídica, atención psicológica y talleres grupales, atención y acompañamiento a las mujeres residentes en la Casa de Emergencia, además de ejercer las funciones de Punto de Coordinación Administrativa de las Órdenes de Protección dictadas en la Comunidad Autónoma.

Este equipo actualmente lo componen dos trabajadoras sociales, tres psicólogas, una abogada, y una informática, quienes ofrecen la atención integral y especializada que caracteriza a este recurso como servicio específico en la intervención en violencia contra las mujeres.

Las trabajadoras del equipo, que continúan realizando su labor profesional "con la misma responsabilidad y dedicación", en una situación que ya califican como "insostenible", afirman haber tenido dificultades en el cobro de sus honorarios durante el primer semestre del año, que cobraron a finales de junio, y denuncian no haber vuelto a percibir "retribución salarial alguna" desde esa fecha. A esto se añade el agravante de que se les han ido comunicando sucesivas promesas de cobro que no se han cumplido.

De la Serna se incorporó en la recta final de la manifestación contra la violencia de género

El pasado viernes 25 de Noviembre, Día Internacional contra la Violencia de Género, una manifestación recorrió Sanander desde Numancia hasta el Ayuntamiento. Cuando ya concluía, Íñigo de la Serna, junto a su teniente alcalde Santiago Recio y un guardaespaldas, se sumaron a la comitiva para convertirse en centro de los flashes. Gonzalo Piñeiro no asistió.

Sin embargo, su partido mantiene en situación de "perplejidad" a las trabajadoras del Centro de Asistencia e Información a Víctimas de esta lacra, que han manifestado su "indignación e indefensión" por los honorarios que se les adeudan por el trabajo que han realizado, y demandan a los poderes públicos que se gestionen "las medidas pertinentes" para acabar con esta situación.