El Sindicato Unitario de Cantabria consolida su expansión con una sede en Santander

Adrián G. Gómez
| 05.02.2014

El pasado viernes 31 de enero, el Sindicato Unitario de Cantabria (SUC) inauguró una nueva sede en Santander, en la zona de Cañadío, para satisfacer las necesidades de sus militantes, que han aumentado sustancialmente este último año. Tal como expresó el colectivo en una de sus redes sociales, han conseguido este logro “sin subvenciones, únicamente gracias al apoyo y al esfuerzo de sus afiliados y afiliadas”.

A la inauguración acudieron varias organizaciones cántabras como ACPT, Sindicato Ferroviario, Reguelta, STEC o CGT; que manifestaron su apoyo a este sindicato independiente y comprometido con la lucha obrera en su tierra. 

Gracias a esta nueva sede, el SUC, que es uno de los colectivos integrantes de Cantabria No se Vende, podrá ampliar su marco de trabajo, antes centrado básicamente en la comarca del Besaya.

Este local supondrá un nuevo impulso para el SUC, que ya experimentó recientemente otro fuerte estímulo con el traspaso de 300 trabajadores y trabajadoras de la Unión Sindical Obrera (USO), entre los que se encontraban 10 delegados sindicales del Comité de Empresa de Supermercados Lupa. En un manifiesto que publicaron estos trabajadores, expresaron su hartazgo con USO y el convencimiento de que afiliarse en el SUC era “sin duda, la mejor opción”.