Los líderes europeos lanzan un mensaje a los jóvenes en paro: "Dejad vuestro país"

Diegu S.G. Redacción.
| 19.01.2012

guia_informativa_para_la_inmigracionCon una de las tasas de paro juvenil más altas de Europa y con los índices de emancipación juvenil más bajos de todo el Estado, los jóvenes cántabros tienen que abandonar por miles su tierra cada año para poder acceder a un trabajo digno. Esta situación fue descrita hace unos años por el ya desaparecido Pancho Pérez, hijo de unos emigrantes cabuérnigos a Argentina, que regresaría para fundar la editorial Santillana y ser la mano derecha de Polanco en el Grupo PRISA. Entrevistado acerca de "¿Qué salidas cree que tienen los cántabros?", el conocido editor parafraseó un dicho de su país natal para contestar "Parayas".

Además, este hecho parece responder a una política hispano-europea, o cuanto menos, no preocupar en esos ámbitos. Recientemente varios líderes de la Unión Europea se lo han dicho a los jóvenes en paro sin medias tintas: "Dejad vuestro país".

En respuesta a esta "emigración forzada", Regüelta ha hecho un llamamiento "a resistir", a quedarse para contribuir a "un giro radical" que posibilite "un futuro digno" para la juventud: "Tenemos el derecho a vivir dignamente en nuestra tierra y el deber de reivindicarlo por encima de sus intereses económicos", señalan desde la organización juvenil de la Izquierda Cántabra.

Comisario europeo de Empleo: "Tenemos que crear y poner de relieve las oportunidades... en otros países"

El pasado viernes, el comisario de Empleo, Lázló Andor, ha instado a los jóvenes a buscar trabajo fuera de su país: "Si queremos crear más oportunidades para la gente joven, tenemos que crear y poner de relieve las oportunidades... en otros países", según declaraciones que recoge Real Times Business, blog de The Wall Street Journal.

El vicepresidente de la Comisión y responsable de Asuntos Económicos, Olli Rehn, ha señalado que "el aumento de la movilidad laboral y la flexibilidad salarial son absolutamente claves" para que "la gente vuelva a trabajar" y para aumentar la "productividad". También enfatizó los "miniempleos" con salarios mensuales de 400 euros como "parte de la solución a la alta tasa del paro juvenil".

Por su parte, según recoge Eleconomista.es, el primer ministro portugués, Pedro Passos Coelho, ha  sugerido que los profesores desempleados deberían emigrar a otros países de habla portuguesa, como Brasil. Incluso, el presidente de Angola, Jose Eduardo dos Santos, se ha mostrado dispuesto a echar una mano al respecto. En la misma línea, el secretario de Estado portugués de Juventud y Deporte ha advertido recientemente a los graduados universitarios que deberían emigrar, lo que ha generado protestas por parte de los partidos de la oposición.

Por últimos, mientras el Primer Ministro de la República de Irlanda ha lamentado que muchos jóvenes compatriotas hayan tenido que emigrar como consecuencia de la crisis, el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, se ha impuesto como una de sus prioridades "el fortalecimiento de las relaciones con Sudamérica", tras anunciar que unos 1.200 jóvenes se trasladaron el año pasado desde el Estado a Argentina para trabajar.

El Vicerrector de Estudiantes de la UC, "resta dramatismo" al éxodo juvenil cántabro: "es absolutamente lógico"

Un informe de Mercociudad a finales de 2010, antes aún de que se agravaran las consecuencias de la crisis económica, ya señalaba que los cántabros "tienen la percepción de que su tierra ofrece pocas perspectivas laborales". Pese a que ni el Instituto Cántabro de Estadística (ICanE) ni la UC disponen de estudios propios para la emigración juvenil, ya por aquel entonces se calculaba alrededor de 10.000 la cifra de jóvenes cántabros que cada año tenían que abandonar su tierra para poder encontrar un trabajo digno. El estudio 'La contribución socioeconómica de la UC' habla, literalmente, de "la debilidad de retención en Cantabria de su población activa", reflejando claramente que un cántabro tiene más papeletas que los nacidos en otros territorios para ejercer... lejos de su entorno.

También en 2010 se publicaba un estudio que indicaba que los jóvenes cántabros eran los que "más dificultades" tenían para emanciparse del hogar. Desde entonces, Cantabria ha encabezado el índice de incremento del precio de la vivienda. Por su parte, el Departamento de Juventud de UGT publicaba un estudio que situaba a Cantabria como la 4ª comunidad con más tasa de paro juvenil, sólo seguido de Extremadura, Asturias y Castilla-La Mancha en un Reino que, recordemos, tiene los peores datos de Europa al respecto.

El polémico vicerrector de Estudiantes de la Universidad de Cantabria, Emilio Eguía, reconocía hace tiempo en el Diario Montañés la emigración juvenil forzada: "esa percepción social de que la gente se marcha se ajusta a la realidad"; pero trataba de restarle dramatismo "es que es absolutamente lógico; una región de 590.000 habitantes no puede absorber todos los años a los casi 2.000 estudiantes que salen del campus". Sin embargo, lo cierto es que el saldo entre estudiantes foráneos y locales en Cantabria es negativo: 1 de cada 3 estudiantes cántabros tiene que salir fuera para desarrollar sus estudios universitarios, por la escasa oferta de la UC, lo que supone que Cantabria es la 3ª Comunidad Autónoma del Estado con mayor porcentaje de universitarios estudiando fuera.

Eguía, sin embargo, mantiene que un buen porcentaje de jóvenes cántabros ha de asumir "sin traumas" que "su puesto laboral no estará en Cantabria cuando termine". De hecho, "no le parece mal" el hecho de que la emigración de la juventud cántabra sea una necesidad y no una elección: "todo lo contrario, así se amplían horizontes" y agrega que debe fomentarse "mucho más" la cultura de "la emprenduría". "Hay que buscar emprendedores desde los ciclos iniciales de formación; la UC irá por ese camino", advertía.

Regüelta: el papel reservado a los jóvenes cántabros es "el trabajo precario y servicial" o "la emigración".

Lucía A., portavoz nacional de Regüelta, animaba a la juventud cántabra "a resistir", a continuar en su tierra para contribuir a "un giro radical" que posibilite "un futuro digno" para la juventud. "Tenemos el derecho a vivir dignamente en nuestro país y el deber de reivindicarlo por encima de sus intereses económicos", ha señalado.

En opinión de la organización de la isquierda cántabra, la emigración de la juventud no es "casual" ni debida a ningún "determinismo", sino "consecuencia de los problemas estructurales de Cantabria", de su "situación de dependencia" y "del orden económico impuesto", que ha "hundido" los sectores económicos tradicionales y "desindustrializado" el país para convertirlo en una provincia "de monocultivo turístico" y "segunda residencia de la burguesía foránea", donde el papel reservado a los jóvenes cántabros es "el trabajo precario y servicial" o "la emigración". Como decía aquella pintada en Sanander, "aquí sólo hay curro de madero y camarero", recuerda Lucía.

La emigración "dificulta el trabajo de los movimientos sociales aquí, y contribuye a la destrucción de la cultura e identidad cántabras", además de suponer "un verdadero drama" para los miles y miles de jóvenes "que tienen que abandonar su lugar de origen, su entorno y sus amigos para poder vivir dignamente". "Se trata de que viajar sea un gusto, no una obligación", ironiza.

"Cantabria no está pensada como un lugar para vivir, para estudiar o para trabajar", protesta. "En el mapa de su mundo globalizado, desconocidos a los que no hemos elegido han colocado en esta tierra la chincheta del turismo", despreciando "en el derecho de las cántabras a vivir en su tierra".

La emigración dificulta el trabajo de los movimientos sociales aquí, contribuye a la destrucción de la cultura e identidad cántabras, está fundamentada en el menosprecio de lo nuestro. A los grandes poderes les interesa que la gente emigre, porque una juventud que esta fuera, es una juventud que no lucha.

Territorio: