Huelga solidaria con un trabajador despedido "de forma improcedente" en Moehs

Redacción.
| 10.10.2011

moehsCantMoehs es una empresa química vinculada al holding norteamericano PMC que lleva 10 años instalada en el polígono de Requejada. Según denuncian los trabajadores de la filial cántabra, "la conflictividad y acoso ha sido la tónica general desde los inicios de la empresa aquí". Muchos de ellos realizaron en el 2007 una huelga de 39 días para protestar por los despidos y luchar por un convenio justo.

Tras una época de calma relativa y con el nuevo cambio de dirección, "se ha vuelto a las andadas y se acosa de manera alevosa a todo trabajador reivindicativo". Hace 10 días se ha despedido "de manera improcedente" a un trabajador de esta empresa, aprovechando la reforma de la Ley Laboral, que otorga "manga ancha" para despedir sin ningún tipo de justificación a los trabajadores, lo que facilita a los empresarios "quitarse de encima a cualquier trabajador que moleste”.

El comité sindical de la empresa, cuya mayoría componen el Sindicato Unitario de Cantabria (perteneciente a la Intersindical Cántabra) y USO, ha intentado buscar una solución dialogada para la reincorporación del trabajador despedido "de manera improcedente", sin resultados por el momento. Agotadas todas las opciones posibles, la asamblea de trabajadores ha decidido realizar una huelga de 5 días para pedir "la reincorporación de su compañero".

Moehs dispone de una planta en Requejada que abarca un área total de 283 carros, de los cuales 44 corresponden a la unidad de producción y 36 a la planta de tratamiento de aguas residuales. Según denuncian, "la empresa se ha encargado de acosar y presionar a los trabajadores bajo amenaza, llamándolos al despacho e incluso enviándoles cartas a sus casas" para que no secunden esta huelga en apoyo de su compañero. Incluso han difamado la imagen del trabajador despedido en prensa tachándolo de "desequilibrado mental".

La Intersindical Cántabra, por su parte, ha emitido un comunicado en el que recuerda que "se está haciendo pagar, injustamente, las consecuencias de esta crisis a las trabajadoras y trabajadores", denunciando, "con más razón y con más fuerza, si cabe", las maniobras de aquellos empresarios "que pretenden sacar provecho de la situación general, aún no padeciendo ellos, en sus empresas, los problemas que la crisis está provocando”. Éste es, según el sindicato cántabro asambleario y de clase, el caso de Moehs, “una empresa que está produciendo normalmente, que tiene planes de inversión y de ampliación de plantilla", pero que sin embargo quiere aprovechar "las facilidades que le ofrecen las reformas laborales" para dar una vuelta de tuerca en la explotación de sus trabajadores, implantando un tipo de relaciones laborales "medieval" que, "más allá de la normal colaboración exigible a las dos partes, pretende la total sumisión de sus trabajadores, no sólo a las órdenes habituales de trabajo, sino, incluso, a los desmanes de sus mandos y directivos”.

La mayoría del Comité de empresa (SUC y USO) ha convocado una huelga, pidiendo la readmisión del trabajador, "despedido improcedentemente, como la misma empresa reconoce, por unas supuestas faltas leves por las que no ha sido ni sancionado ni amonestado”. Sin embargo, el sindicato mayoritario, CC.OO. "no ha asistido a las asambleas, no apoya la huelga y además justifica el despido de este trabajador que se ha quedado sin empleo sin motivo alguno,"simplemente por ejercer su derecho reivindicar medidas de seguridad en su trabajo", según denuncian desde el 15 M de Torlavega.

Desde el 15 M de Torlavega consideran que, en los tiempos que corren y con la frágil situación económica y laboral que vivimos, "es un acto de valentía, coraje y solidaridad por parte de sus compañeros llevar a cabo esta reivindicación", por lo que manifiestan su apoyo firme.

La huelga se prolongará por 5 días, comenzando a las 4,30 de la madrugada del 12 octubre, y está previsto que concluya el día 17. Diversos sindicatos y colectivos sociales han manifestado su intención de estar presentes al dar comienzo la huelga, coincidiendo con el inicio del turno de mañana y la apertura de puertas de la fábrica. Afirman ser conscientes de que "las 4:30 de la madrugada es una hora complicada, pero necesitamos reunir el máximo número de personas posibles porque ese será el momento más crítico". Recuerdan además que el 12 "es festivo" (el Estado conmemora el "descubrimiento" de América con lo que antes denominaba el "Día de la Raza").

Desde el 15 M de Torlavega afirman que "ya no solo como trabajadores sino como personas no podemos permitir este atropello, además somos plenamente consientes que mañana podemos ser cualquiera de nosotros". Para acudir a la concentración se puede ir "directamente a la fábrica", o bien, "si alguno no sabe cómo llegar", acudir a las 04:15 en la Plaza Mayor de Torlavega, para distribuirse en coches. Desde la Intersindical Cántabra apoyan "resueltamente esta huelga y llaman a la gente de bien, a todas las trabajadoras y trabajadores solidarios, a apoyarla, acudiendo a las puertas de la fábrica de Requejada, para arropar a los trabajadores en huelga”. Solicitan "la mayor puntualidad y compromiso posible", pues estamos hablando "de un asunto muy serio".

Portarán una pancarta, además de tiendas y sacos "por si fuesen necesarias". Ya llegó el tardíu, así que recomiendan "ropa de abrigo y agua, y algún termo de café".

Territorio: