Cantabria, la segunda comunidad con más conflictividad laboral y afiliación sindical de todo el Estado

Diegu S.G. Redacción.
| 28.05.2013

1u_mayuSegún los datos hechos públicos el pasado mes de abril por el Think Tank ‘Civismo’, Cantabria es, con 401, la 2ª comunidad autónoma del Estado con más jornadas de huelga por cada 10.000 ocupados y también la 2ª en índice de afiliación sindical (23,2%).

Contexto de repunte a nivel europeo que contrasta con los datos españoles

Tras la crisis de los años 70, se produce un retroceso de la tasa de afiliación sindical en los países de Europa occidental, que pasa del 35% en 1975 al 25% en 2000, detectándose un ligero repunte desde entonces hasta hoy.

En el ámbito estatal, sin embargo, el ascenso se produjo en los años 80, mientras ‘Civismo’ cifra en más de 300.000 los afiliados perdidos por los sindicatos entre los años 2008 y 2010.

Y es que en las cifras europeas hay grandes variaciones: la tasa en países como los escandinavos está por encima del 70%, y en países como Estonia, Polonia o Lituania por debajo del 15%. Esto tiene relación con el hecho de que en los países nórdicos los convenios firmados “cubren”, con ciertos matices, solamente a la afiliación de los sindicatos firmantes.

A mayor cualificación y tamaño de empresa, mayor afiliación

Por edades, la gráfica tiene forma de una U invertida: poca afiliación al inicio y final de la vida laboral, máximos a mitad de ésta.

En cuanto al tamaño de empresa, la afiliación es grande en las administraciones públicas y en las grandes empresas, y mínima en las microempresas.

Por otra parte, el nivel de cualificación y de afiliación es correlativo: los mayores índices de afiliación se dan entre los técnicos y trabajadores cualificados, y los menores entre los trabajadores no cualificados.

Se afilian más los técnicos, cualificados, varones, nativos, indefinidos

Ya en el marco del Estado español, los datos de 2010 concluían que se afilian más los hombres (22%) que las mujeres (18%); los trabajadores nativos (21%) que los forasteros (7,5%); y los indefinidos (22,3%) que los temporales (11,9%).

Según el tamaño de las plantillas, y al igual que ocurría a nivel europeo, la tasa mayor de afiliación se da en las empresas de más de 250 trabajadores (34,6%) y la menor en las de menos de 10 trabajadores (11,9%). Atendiendo a la ocupación, la tasa es mayor entre técnicos y profesionales (22,9%) que entre los directivos (13,8%). Según la actividad, la mayor está en los servicios cualificados (30,8%) y la menor en la agricultura (7,2%).

Por desgracia, carecemos de datos a este respecto para el marco cántabro.

Sindicación y lucha obrera por autonomías

1u_de_mayuEn cuanto a la lucha de tipo sindical-laboral, hay tres indicadores que sirven para medirla: el número de huelgas, los trabajadores participantes y las jornadas de paro.

En términos relativos, la comunidad más conflictiva en 2012 fue Asturias, con 603 jornadas por cada 10.000 trabajadores ocupados. El difícil porvenir del carbón y la lucha de los mineros ha provocado ese liderazgo de horas de paro.

Cantabria, con 401 jornadas de huelga, fue la siguiente. La reconversión de la gran industria del mueble, junto a las movilizaciones por la Educación pública y la existencia de EREs en grandes factorías, arroja esas cifras.

En el extremo opuesto, con menos de 2 jornadas paradas, se encuentran La Rioja y Baleares. En ésta última abundan los contratos de temporada en el sector turístico.

La conflictividad laboral tiene además una estrecha relación con el porcentaje de afiliación sindical sobre los ocupados. Asturias es la comunidad con mayor número de afiliados sobre los ocupados (31,4%), seguida de Cantabria (23,2%), Galicia (23,2%) y País Vasco (22,1%).

Del análisis de la afiliación y la representación sindical se puede deducir una relación directa entre los índices de productividad, y los niveles de desarrollo económico y cohesión social.

Territorio: