El STEC denuncia nueva propuesta para concertar el bachillerato en los centros privados

Carmen T.
| 27.11.2013

En una nota de prensa emitida el pasado lunes, el Sindicato de Trabajadores de la Enseñanza de Cantabria (STEC) denunciaba públicamente una reciente iniciativa, "profundamente injusta", en materia de educación: la concertación del Bachillerato en los centros de educación privados del territorio cántabro. En defensa de una educación pública y laica, el sindicato pide explicaciones a los dirigentes políticos envueltos en el controvertido asunto, advirtiendo que, si esta propuesta llega a hacerse efectiva de alguna forma, la respuesta social será masiva y traerá consigo "consecuencias muy graves".

Lo que más "sorprende" y "preocupa" al STEC no es la iniciativa en sí, impulsada por diferentes asociaciones de padres y madres de centros privados, sino, sobre todo, el respaldo que ésta ha recibido por parte del Consejero de Educación Miguel Ángel Serna y del presidente autonómico, Ignacio Diego. En la nota de prensa, lamenta la consideración con que se ha tratado una propuesta "basada en hallar formas de financiación para colegios privados usando dinero de las arcas públicas", cuando se le debería haber dado "un no rotundo a esta reclamación".

Y es que la intención de privatizar aún más el sistema educativo cántabro resulta "tan alarmante como peligrosa". Por un lado, la educación pública lleva tiempo siendo víctima de "una política brutal de recortes" que han reducido drásticamente la calidad de una enseñanza "pública y laica", que debiera suponerse derecho de toda la población. Sumado a todo esto, el gobierno parece no dudar en invertir grandes cantidades de dinero público para potenciar la enseñanza privada, algo que Serna ya comenzó a poner en práctica al poco de ser nombrado Consejero de Educación (y que también se trató en su momento en Enfocant).

Actualmente en Cantabria, cada año se destina más de un millón de euros de dinero público a la escuela privada. Si se decidiese financiar también el bachillerato, una enseñanza que ni siquiera es obligatoria, la cuantía sobrepasaría los 2,5 millones de euros anuales, algo que el STEC "no está dispuesto a consentir, sin antes pelear con todas sus fuerzas".

Territorio: