Luis Tosar rodará en Galicia una película inspirada en las luchas entre celtas y romanos

Diegu S. G. Redacción.
| 24.04.2011

loscantabrosDurante el primer semestre de 2012, el actor Luis Tosar comenzará a rodar en Ourense y Lugo la que será su próxima película, 'Galaicus', un film con guión de Rubén Riós que retrata "con rigor histórico" la lucha entre celtas y romanos. En Cantabria hay cierta tradición cinematográfica en este género, desde aquella 'Los Cántabros' que rodara Paul Nachy en 1981, hasta el cortometraje 'La espiral de Lug' de Yeyo Balbás en 2002, además de documentales como 'Cántabros, La Estela del Tejo', dirigido por Rafa Argumosa y Vicente Vega.

'Galaicus', fue presentada recientemente en un acto con la presencia de su guionista y protagonista. Durante su intervención en el acto, Rubén Riós ha apuntado que la idea surgió tras haber sido invitado para dar el pregón de la Festa do Esquecemento de Xinzo de Limia en agosto de 2009 y poder ver directamente los castros, dado que anteriormente "la idea que tenía de celta sólo era por los libros".

Riós ha asegurado que, tras la visita, llegó a casa y comenzó a "escribir una pequeña idea" y pensó directamente en Luis Tosar para el papel protagonista. Por su parte, Luis Tosar ha afirmado que se trata de una película "más ambiciosa" que "el cine de autor" porque gira en torno a la "identidad de Galicia", que es "lo que está en el origen del proyecto".

"Estamos hablando de una época de nuestra historia que fue determinante porque estaban chocando dos culturas como la castreña o celta y la romana", ha afirmado Tosar, al tiempo que ha considerado que se trata de "una historia que hay que contar".

En particular, el actor ha destacado el "rigor histórico" de Galaicus, ya que su "gran ambición" es "retratar" una "época y unos hechos" que "ocurrieron" mezclado "con leyendas" gallegas.

A nivel de financiación, ha destacado que se trata de uno de los proyectos "más raros" de los que "se están dando", dado que están tratando de implicar a "muchísima gente". "Será una revuelta irmandiña cinematográfica", ha bromeado Tosar.

Cantabria: del cine 'de romanos' al etnohistórico.

A principios de la década de los 80 la sociedad cántabra estaba movilizada en la lucha por la Autonomía, habiendo un gran interés por indagar en las raíces históricas. Como no pasó por aquí Mel Gibson para rodar un Braveheart, sino el madrileño Paul Naschy (Jacinto Molina), para muchos es desconocida la realización de una película titulada 'Los Cántabros' en 1981, que aporta una visión "relajada" en lo histórico de la conquista romana de Cantabria y la amenaza de un caudillo indígena: Corocotta. El rodaje, realizado en Cantabria, tuvo numerosas vicisitudes, entre ellas una huelga de extras y la muerte de varios caballos por el frío.

En 2002, Yeyo Balbás escribió y dirigió el cortometraje de 'La espiral de Lug', reconocido con el Premio 'Dobra' al mejor cortometraje cántabro en el 5º Festival Internacional de Cortometrajes de Torrelavega. Los sucesos se sitúan en la Cantabria del año 42 a. C., "el último territorio de Europa occidental en ser sometido por el Imperio Romano". En el corto, un joven ha de superar un ritual iniciático para poder formar parte de una cofradía de guerreros liderada por Cludamo, un afamado caudillo cántabro. En el transcurso del mismo, se verá involucrado "en una serie de aventuras que desembocarán en una sangrienta batalla frente a una guarnición romana".

'Cántabros, La Estela del Tejo' está sin embargo enfocado como documental histórico. Describe la historia del pueblo cántabro desde sus orígenes hasta la ocupación romana. Plantea una hipótesis de su posible génesis, a la vez que nos adentra en un viaje hacia sus formas de vida, sus costumbres y su especial relación con la abrupta naturaleza que lo rodeaba.

Además del formato audiovisual, en Cantabria alcanzaron gran notoriedad los cómics de 'Laro el cántabro', con los que Andy trataba de aportar una visión didáctica y promocional de los valores tradicionales cántabros, protagonizado por un nombre histórico transmutado en personaje aventurero. Más recientemente, otro madrileño, Javier Lorenzo, alcanzó el número uno de las listas de ventas de libros con sus novelas históricas 'El último soldurio' y 'Las Guardianas del Tabú'.

Territorio: