Cinco retos culturales pal nuevu gubiernu

Jisús S. Redacción.
| 03.06.2011

consejeria_culturaEl 22 de mayu trijo a Cantabria un cambiu de gubiernu dimpués d'ochu años de coalición entre regionalistas y social-liberalis. Ochu años enos que aministró la Consejería Cultura Francisco Javier López Marcano (PRC) y que dejarin daque retos que abora tendrá de acumeté-l nuevu ejecutivu del Partido Popular.

Acabá col clientelismu. El clientelismu e inclusive el nepotismu apaecen las más de las veces en too partíu que gubierna muchos años: dieciséis estuvo el Partido Regionalista nel gubiernu y d´ellos doce juerin con Marcano al frenti de Cultura. Esti mal infestó la su consejería no solu por llevá subenciones asgaya sino pola gestión del presonal, ya que al traviés de las empresas públicas surdió una aministración paralela ensin control. La desistencia de los llamáos “comisarios pulíticos” en museos y bibliotecas (puestos altos de genti afín desapartáa de la estrutura de presonal) y la contratación ena Biblioteca Central (ena que pusierin a deu a amigos y familiaris ensin capacitación) son dos ejemplos d´ellu.

Decidí qué jacé col proyeutu del Muséu de Cantabria. El más emportanti de los proyeutos de la consejería durante años jué falláu dendi'l principiu. Presentación de maquetas, problemas col auntamientu, cambios ena su ubicación jutura y un preciu desagerau marcarin la su vida. De lo que nunca se parló a jondu jue de conteníos; la historia de Cantabria, los materiales arqueológicos… Hebo quin inclusive llegó a dicir que allá iría la estatua de Franco: generalidáes asgaya pero náa con tiez pa llenar un edificiu tan prestosu. La crisis culúmica y l'anunciu del centru cultural que discurre la Fundación Botín nel Paseu Pereda paez que aparcarin la idea pero tendrán de tomar una decisión definitiva.

Amejorá-la gestión del patrimoniu rupestre. Las cuevas de Altamira ya eran Patrimoniu de la Humanidá dendi 1985 peru no jue jasta 2008 cuandu, abregonáas nel arte rupestre paleolíticu del norti peninsular, la UNESCO encluyó tamién al restu de cuevas de la Comunidá. En Altamira jízosi una inversión bien importanti nel nuevu muséu y réplica pero lo que diba pa unu de los prencipales atrativos de Cantabria, embachó y dio en esconsoñáse ena mediocridá. Los números de visitas siguen p´abaju y el aquel del gubiernu por abrir la cueva original escontra la upinión del CSIC muestra una gestión falláu. Dendi ADIC vien pidiéndose que sea la Autonomía quin lleve el muséu (abora dependi´l Gubiernu central) peru l'estáu del restu de cuevas no barrunta qu'esa sea la solución. Aministráas pola Consejería, la su situación es precaria y los sus responsablis quéjanse de la falta d'inversión pa potencialas.

Ajuyí d´engarras colos envestigaores. Tamién el patrimoniu arqueológicu está embardalau y ensin sacá too el su potencial. La instalación del mulinu eólicu de Vestas encarapuchó direutamente al envestigaor García Guinea cola Consejería, peru no jue la única d´estos últimos años. En 2009 varios arqueólogos denunciarin que las más de las escavaciones estaban paráas y la Consejería retiró daque autorizacionis a envestigaoris. Engarras internas que mos dejan unos bienes y una parte de la nuestra hestoria ensin esplotar.

Menejá-l proyeutu Campus Comillas. A metá´l caminu enti lo cultural y lo educativu, años dimpués d'escomenzar lu más que tien jechu es un edificiu restauráu. Talmenti paez qu'esu jue lo que únicamente jaló del Campus Comillas: la necesidá de jacer algu con esi patrimoniu que s´esborregaba. Llegará una sede de Colegios del Mundo y la uferta de cursos de castellanu que escomenzará bien luegu. Abora es cuandu el Gubiernu puei amejorá-los sus aspeutos falláos pa cunvertilu nun polu dinamizaor pa Comillas y la zona ocidental de Cantabria u dejalu murir cumu una costosa antojaúra de Miguel Ángel Revilla.

Territorio: