Buciero Vida Salvaje denuncia que se está "desvirtuando" el Fuerte del Mazo

Diegu S.G. Redacción.
| 13.09.2012

fuerte_el_mazoEl Ayuntamiento de Santoña, con presupuesto del Ministerio de Fomento y permiso del Servicio de Patrimonio del Gobierno cántabro, está ejecutando una rehabilitación sobre el Fuerte del Mazo, la única fortaleza napoleónica de montaña de la Península Ibérica. La infraestructura se levantó a instancias de Napoleón en 1811 con el esfuerzo de unos 800 santoñeses y paisanos llegados de la comarca, y su esencia corre ahora grave peligro.

El presupuesto de "rehabilitación" es de alrededor de 470.000 euros, en los tiempos que corren, "destinados a desvirtuar un inmueble histórico único, B.I.C y Monumento", explica Antuan Ayllón, del colectivo Buciero Vida Salvaje, que desde abril de 2010 ha interpuesto 38 denuncias a fin de mejorar el estado del entorno natural de Santoña (señalando hasta 53 vertederos en el Parque Natural de las Marismas de Santoña) y el estado del conjunto histórico de las fortificaciones del Monte Buciero.

 

La denuncia interpuesta por BVS referida a la rehabilitación del Fuerte del Mazo se basa en las intervenciones hechas en el inmuebles, "todas ellas incompatibles con la conservación de su esencia", explica, pese a que el Ayuntamiento trate de defenderlas asegurando que se busca "facilitar la accesibilidad".

La primera intervención polémica es la instalación de una antena de unos cinco metros sobre uno de los inmuebles interiores de la fortaleza, prohibido por el art. 53-g de la Ley de Patrimonio Cultural de Cantabria, según denuncian. "El futuro visitante de la fortaleza lo primero que va a encontrar visualmente es dicha antena, un impacto contrario al sentido común que desvirtúa por completo la visita, por no decir que destroza la esencia del inmueble".

También se ha instalado una barandilla metálica con malla, a lo largo de los 230 metros del perímetro amurallado. Nuevamente denuncian que "el impacto visual es tremendo, desvirtuando la esencia del fuerte". "Como en las demás decisiones arquitectónicas, ningún especialista (historiador) ha validado esta actuación , ni siquiera tenido acceso al proyecto", aclaran.

La tercera actuación ha sido cementar el foso de la fortaleza cementado. La fortaleza contó en tiempos con un foso defensivo, que requería de un puente levadizo para acceder al interior. "El foso era un yacimiento arqueológico muy interesante, pero el proyecto actual de rehabilitación no ha considerado esta circunstancia, dejándolo cegado por cemento, y nuevamente sin que ningún historiador haya validado la operación".

También se han instalado canalones para la recogida de aguas que sobresalen del perfil de los edificios "en un alarde de modernismo que nada tiene que ver con una fortaleza de 200 años", que "ningún historiador ni visitante minimamente sensible con el patrimonio histórico entenderá".

Finalmente, y contrariamente de nuevo a la Ley de Patrimonio Cultural de Cantabria, las canalizaciones eléctricas no han sido soterradas, "pese a que el proyecto recoge tal medida e incluso lo presupuesta". De esta forma, el visitante "lo primero que va a encontrarse al llegar a esta fortaleza napoleónica de 1811 es un llamativo tubo blanco que rompe la esencia y la estética, y que supone una flagrante ilegalidad". Desde BVS reclaman que ese tubo blanco sea retirado y que los responsables políticos y de Servicio de Patrimonio expliquen "cómo se ha consentido que la empresa adjudicataria no respete, no ya el inmueble, sino el proyecto".

Por todo ello, Antuan Ayllón lamenta "que el enemigo de la propia ley y de la conservación coherente de este patrimonio sean las propias instituciones, brincando sobre el sentido común y dilapidando presupuestos que doblan lo que sería necesario para la recuperación asesorada (por historiadores) y cabal de estos inmuebles". Es "una burrada patrimonial" y una "desvirtuación de la fortaleza" lo que está sucediendo en el Fuerte del Mazo, inmueble único en la Península Ibérica y que "pudiera ser un referente turístico a nivel cántabro dentro del futuro Sitio HIstórico del Monte Buciero".

Territorio: